Tipos de pérdida auditiva, ¿cuáles son y cómo se tratan?

Tiempo de Lectura: 2
Autor
24/09/21

Los expertos en salud auditiva acusan, cada vez más, el aumento de pérdida auditiva en distintas personas sin que esta esté relacionada, principalmente, con un proceso natural de envejecimiento del cuerpo.

La toma inadecuada de algunos medicamentos, la exposición continuada a ruidos excesivos (sobre todo en el entorno laboral) o la mala utilización de auriculares o distintos dispositivos por parte de los usuarios, entre otras causas, hacen que cada vez aumente más el número de personas con pérdida auditiva.

Es por ello que conviene revisar la audición de forma periódica.

Pero, ¿cómo diferenciar una pérdida auditiva de otra?

Tipos de pérdida auditiva

En función de su origen, existen distintos tipos de pérdida auditiva y en Audika queremos explicarte cuáles son y las principales características que presenta cada uno de ellos:

Hipoacusia neurosensorial: el oído interno o el nervio auditivo del afectado se encuentra dañado. Supone una reducción progresiva de la calidad y la intensidad del sonido debido a cuestiones hereditarias, traumatismos, medicamentos, etc.

- Hipoacusia conductiva: su origen parte del oído externo o medio. La lesión impide la escucha de cualquier sonido del ambiente. Las causas principales son traumatismos, infecciones, tumores benignos, malformaciones…

Hipoacusia mixta: Es la más compleja pues se ven implicados tanto los nervios conductivos externos o medios como el sistema neurosensorial del oído interno o el nervio auditivo.

- Presbiacusia sensorial: el paciente sufre una degeneración gradual de las células sensoriales de la cóclea. El órgano de Corti se encuentra afectado, encargado de recibir las ondas sonoras y transformarlas en impulsos nerviosos. Tras un examen técnico, se observa que la persona con presbiacusia sensorial presenta una caída en las frecuencias agudas. Estudios muestran una similitud entre esta pérdida auditiva y la hipoacusia inducida por ruido. Los factores detonantes podrían encontrarse entre los agentes nocivos del entorno y las cuestiones genéticas hereditarias.

- Presbiacusia neuronal: se produce una atrofia de las células ganglionares espirales y de las fibras nerviosas de la lámina espiral ósea. Estas se encargan de enviar la información recibida desde el oído al cerebro. Puede suponer un desgaste en la calidad de vida ya que disminuye la capacidad de escuchar un diálogo en ambientes ruidosos.

- Presbiacusia estrial o metabólica: se caracteriza por un deterioro de la estría vascular.La homeostasis iónica se ve alterada y la vascularización de la estría se reduce. Los audiogramas plantean una afección pareja de todas las frecuencias tanto graves como agudas. Esta enfermedad es más común en mujeres por componentes hereditarios y está relacionada con problemas cardiovasculares.

- Presbiacusia conductiva coclear: asociada a una tensión o rigidez en la membrana basilar y de variaciones en el ligamento espiral. Sin embargo, esta pérdida auditiva en concreto, no muestra cambios anatómicos evidentes.

- Presbiacusia central: lesiones en las conexiones neuronales que envían el estímulo sonoro a raíz de una primera alteración en el tejido auditivo. Esta presbiacusia perjudica el entendimiento de la palabra. El usuario es más susceptible al ruido.

El tratamiento más adecuado para estos tipos de pérdida auditiva es la utilización de audífonos y la elección de estos dispositivos dependerá de las necesidades concretas de cada paciente.

Si últimamente has detectado alguno de estos síntomas no dudes en acudir a tu centro auditivo Audika más cercano para realizar un estudio previo y valorar tu caso de forma personalizada. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Comentarios