Alimentos para cuidar su salud auditiva

Tiempo de Lectura: 3 min
Autor
22/05/19

¿Qué tienen en común los plátanos, las espinacas, cacahuetes y el chocolate negro?

Son alimentos que contienen propiedades benéficas para nuestra salud auditiva. Aunque no haya un solo nutriente que sea la clave para una buena salud auditiva o prevención de enfermedades, comer bien contribuye para nuestra salud en general y nos permite reducir el riesgo de pérdida auditiva.

Dieta sana, audición sana

Investigaciones recientes demuestran que las dietas más ricas en fruta y verduras pueden reducir en un 30% el riesgo de padecer pérdida auditiva.

Según un estudio llevado a cabo por el instituto norteamericano de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD - National Institute on Deafness and Other Communication Disorders), las mujeres que seguían dietas ricas en fruta, vegetales, nueces, carnes magras, pescado y productos lácteos bajos en grasas, que evitaban la sal, los dulces y grasas tenían menos probabilidades de desarrollar pérdida de audición que las mujeres con patrones dietéticos menos sanos.

El estudio indica que las dietas saludables, entre ellas la dieta mediterránea, protegen nuestro organismo contra la pérdida auditiva. Estas dietas dan preferencia a alimentos de origen vegetal, cereales y frutos secos. La mantequilla se sustituye por grasas sanas como el aceite de oliva y, en lugar de la sal, se usan hierbas y especias para dar sabor a los alimentos.

Es recomendable comer pescado y carne de aves y evitar las carnes rojas. Una copa de vino a la cena también está permitido. Es todo recomendable, siempre que limitemos al máximo las carnes rojas, los alimentos procesados y las bebidas azucaradas. 

Consejo nutritivo que debe escuchar

La comida sana es la piedra angular de una buena salud. Combinada con la práctica regular de ejercicio físico, una buena nutrición puede aumentar nuestras defensas, reducir la susceptibilidad del organismo a contraer enfermedades y mejorar nuestra productividad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si seguimos una dieta equilibrada y variada, obtenemos los nutrientes, vitaminas y minerales esenciales que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Hay cuatro minerales, disponibles en una gran variedad de alimentos, que ayudan a mejorar nuestra salud auditiva.

 Potasio

El potasio ayuda a regular los fluidos en los tejidos corporales y la sangre. Con el avanzar de la edad, los niveles de fluido tienden a disminuir. Una bajada de los niveles de fluido en el oído interno es uno de los factores asociados al desarrollo de pérdida auditiva. El fluido es muy importante, sobre todo para el buen funcionamiento de la cóclea. La cóclea es la estructura del oído en forma de espiral, que está llena de fluidos que son importantes para nuestro sistema auditivo.

Alimentos ricos en potasio: patatas, espinacas, habas, tomate, uvas pasas, albaricoque, plátano, melón, naranja, yogur y leche desnatada.

Zinc

Zinc es un potente mineral que metaboliza los nutrientes, protege nuestro sistema inmunológico y repara los tejidos del cuerpo. Al fortalecer nuestro sistema inmunológico, el zinc ayuda a protegernos de gérmenes, incluso los que causan resfriados y que pueden llevar a infecciones de oídos. Podemos encontrar zinc en las células de todo el cuerpo pero el oído interno es el que contiene una mayor concentración de Zinc.

Varios estudios demuestran que existe una relación directa entre la insuficiencia de zinc y el tinnitus, el zumbido de oídos o ruido constante en el oído.

Alimentos ricos en zinc: carnes rojas, pollo, garbanzos, lentejas, alubias, nueces, huevos y productos lácteos.

Ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina B (vitamina B9), que ayuda en la creación de nuevas células sanas y a aumentar la circulación sanguínea. Los adultos con niveles bajos de ácido fólico tienen más probabilidad de desarrollar presbiacusia o pérdida auditiva en edades más avanzadas, según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition.

Una de las teorías defiende que el ácido fólico ayuda el cuerpo a metabolizar la homocisteína, un aminoácido que favorece la formación de coágulos y puede impedir la circulación sanguínea, resultando en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Alimentos ricos en ácido fólico: espinacas, brócoli, espárragos, alubias, guisantes, lentejas y vísceras de animales.

Magnesio

El magnesio ayuda a mantener la presión sanguínea a niveles normales, fortalece los huesos y mantiene el ritmo cardíaco estable. El magnesio también ayuda a prevenir la pérdida auditiva relacionada con el ruido.

Un estudio desarrollado por investigadores de la universidad de Michigan, en EEUU, ha descubierto que el magnesio y un mixto de vitamina A, C y E pueden reducir los radicales libres generados por ruidos elevados y proteger las delicadas celdas ciliadas internas de posibles daños.

Alimentos ricos en magnesio: fruta, vegetales, aguacate, nueces, tofu, cereales, chocolate negro

Una vida más sana

No hay ninguna duda que la audición está muy influenciada por nuestro estilo de vida y salud en general.

Una dieta sana es otra forma de mantener nuestra salud auditiva. La pérdida auditiva puede desarrollarse de forma gradual y es posible que no se entere de su pérdida de audición hasta que se vuelva prejudicial para su vida.

Revisar su audición con regularidad es fundamental. Además, es rápido, fácil e indoloro.

Si se detecta una pérdida auditiva, su audioprotesista puede proponerle la mejor solución y los audífonos que pueden ayudarle a alcanzar su máximo potencial auditivo.

Revise su audición gratis en cualquiera de nuestros centros auditivos. Pida cita aquí.

 

 

Comentarios