La pérdida auditiva no mira edades

Tiempo de Lectura: 3 min
24/06/19

Inculcar comportamientos auditivos adecuados en tus hijos les aportará muchos beneficios, más allá de sus años de adolescencia y de adulto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 1100 millones de adolescentes y adultos jóvenes corren el riesgo de sufrir pérdida auditiva, por la exposición a ruidos fuertes en lugares de ocio, como conciertos, eventos deportivos, etc., y por el uso excesivo de los cascos.

Con el paso del tiempo, la exposición nociva al ruido por encima de los 85 decibelios, puede dañar nuestra audición. No es raro que el volumen de los auriculares alcance los 100 dB y en cualquier concierto al que vayamos estamos fácilmente expuestos a niveles de sonido que pueden llegar a los 120 dB.

No hay edad para cuidar su salud auditiva

Los hechos son claros: la exposición a ruidos fuertes daña las células ciliadas en el oído, que son las responsables de recibir el sonido. Esto quiere decir que si se dañan demasiadas células ciliadas, el oído pierde su capacidad de transmitir el sonido al cerebro.

Un estudio reciente de la Universidad de Ohio, EEUU, demuestra que incluso la pérdida auditiva leve en personas jóvenes (que muchas veces no se dan cuenta de ella), produce cambios cognitivos en el cerebro que aceleran el desarrollo de demencia en edades más avanzadas.   

Costumbres de riesgo

Los jóvenes son más susceptibles a los hábitos auditivos de riesgo. Actualmente, muchos adolescentes usan cascos a diario para oír música, ver películas y jugar videojuegos en sus móviles y tablets.

La mayoría de los jóvenes no son conscientes del impacto cumulativo y permanente que el ruido puede tener en nuestra salud auditiva. Es fundamental alertar la población para la importancia de tener hábitos auditivos saludables, sobre todo los niños y adolescentes y detectar los primeros signos de la pérdida auditiva.

Promover Hábitos Auditivos Saludables

Podemos ayudar a los adolescentes y adultos jóvenes a desarrollar comportamientos sanos en este mundo ruidoso en que vivimos, contribuyendo para la prevención de la pérdida auditiva. Es esencial educar a los más jóvenes sobre los hábitos auditivos de riesgo, para ayudarles a cuidar su salud auditiva a corto y largo plazo.

- Baja el Volumen

¿Quién dijo que más alto es más divertido? La música a todo volumen de hoy es la incapacidad de mañana de oír las conversaciones con amigos en restaurantes o escuchar los profesores en clase. La mayoría de los smartphones tienen un límite de sonido que nos permite ajustar el volumen automáticamente. Te aconsejamos que el volumen no supere el 60% de la potencia máxima.

¿La persona que está a tu lado puede oír la música que escuchas en tus auriculares? Ese es un indicador claro de que ¡tienes la música muy alto!

No subas el volumen para ‘bloquear’ los entornos ruidosos. Elije unos auriculares con cancelación activa de ruido, para filtrar los sonidos del exterior.

De la misma forma que es mejor usar dos audífonos, es mejor usar dos auriculares. Cuando usas tus auriculares en un solo lado, el sonido no parece tan alto y es más probable que subas el volumen.

Controla el tiempo

Limite el tiempo de utilización de sus auriculares y haga algunas pausas para que sus oídos puedan descansar. El daño ocasionado por la exposición al ruido es acumulativo.

Cuanto más alto el ruido, más rápido se produce el daño. Nuestros expertos recomiendan aplicar la regla 60/60: no utilizar los auriculares durante más de 60 minutos seguidos y ajustar el volumen por debajo del 60% de la potencia máxima del dispositivo.

- Protege tus oídos

Una entrada para un concierto o evento deportivo puede ser dispendiosa, pero proteger su audición no debería serlo. Un par de tapones para los oídos puede prevenir la exposición al ruido excesivo porque bloquean el canal auditivo.

Usa tu smartphone para ayudarte a controlar el nivel de decibelios. Descarga una aplicación para monitorizar el volumen y úsala cuando tengas dudas sobre los niveles de ruido.

Si es una situación inesperada en que una sirena o explosión ocurre, cubre sus oídos con las manos para bloquear el sonido.

¿Quieres saber más sobre cómo cuidar tu audición? Lee nuestras recomendaciones aquí.

Introduce hábitos auditivos saludables en tu familia

Puedes fomentar comportamientos auditivos saludables en tu familia. Baja el volumen del televisor, de la radio y otros equipos para reducir al mínimo el ruido en tu hogar. Adoptando estas costumbres, las comidas y cenas familiares pueden convertirse en momentos de conversación más fáciles, por la disminución del ruido de fondo.

Cuando tengas que comprar electrodomésticos, elige aparatos más silenciosos, especialmente los artículos de uso frecuente como secadores de pelo, aspiradoras, etc., e insiste con todos tus familiares para que usen cascos anti-ruido para cortar el césped o cuando tengan que utilizar herramientas eléctricas.

Revisa tu audición una vez al año

Hacer una revisión auditiva es fácil, indoloro y un examen fundamental para proteger la salud auditiva de tu familia.

Añade las revisiones auditivas a tus check ups anuales, como las consultas al dentista o oftalmólogo.

Si un familiar tuyo mira la telé con el volumen muy alto, pide muchas veces que le repitas las frases o se queja de zumbidos en los oídos, contacta inmediatamente con un experto en salud auditiva. Localiza tu centro auditivo más cercano aquí.

Comentarios