Blog de la audición

¿Puede sangrar el oído?

Autor:Audika

17/02/2022 • 1min lectura

Tendemos a asustarnos cuando vemos sangre salir del cuerpo. Pero es cierto que estamos más acostumbrados a no llevarnos un susto cuando la nariz sangra o ante heridas superficiales leves. Pero, ¿qué ocurre si vemos que nuestro oído empieza a sangrar? Como no es algo habitual, puede que nos alarmemos demasiado.

Desde Audifón queremos transmitirte calma, tanto si sangran tus oídos como si un familiar o amigo está viviendo una situación similar. El sangrado de los oídos puede deberse a distintas causas que te resumimos a continuación:

¿Por qué sangra el oído?

Existen dos posibles causas leves que provocan el sangrado de oído. Concretamente son las dos primeras de la siguiente lista y que hacen referencia a heridas leves y alergias o irritaciones de la piel.

Heridas

Al igual que ocurría con la perforación del tímpano, algunos utensilios para la limpieza del oído u otros objetos raros pueden hacer herida en el conducto auditivo y provocar el sangrado.

Irritación de la piel

Alergias, eccemas o erupciones cutáneas son las causantes de que el oído puede sangrar. No olvidemos que el oído es una parte sensible de nuestro cuerpo.

Infección de oído

La otitis es una de las enfermedades del oído más frecuentes, sobre todo entre la población infantil. Esta infección de oído provoca, entre otros síntomas: dolor de oídos, fiebre, supuración de oído y sangrado.

Perforación de tímpano

La rotura de la membrana timpánica como hemos indicado anteriormente, puede ocasionar que los oídos sangren.

¿Qué soluciones existen?

Aunque ya te hemos avisado que no debes alarmarte demasiado, debes acudir a tu médico de cabecera en primer lugar y después a la consulta del otorrino. También en nuestros centros auditivos podemos ayudarte a limpiar correctamente los oídos y a enseñarte buenas prácticas para el cuidado de la salud auditiva.

Teniendo esto en cuenta, debes conocer que existen tratamientos para curar la expulsión de sangre de los oídos. En primer lugar, limpiar la sangre con especial cuidado (como haríamos con cualquier otra parte del cuerpo), protegerlo del contacto con el agua cuando la herida está abierta (sobre todo en el momento de la ducha o baño en la playa o la piscina) y aplicar y tomar las precauciones que nos indiquen los especialistas.

Ahora que ya sabes que el oído puede sangras y cómo ponerle remedio, sólo nos queda invitarte a visitar nuestros centros audiológicos para consultar tus dudas relacionadas con la audición.