Pérdida auditiva congénita

Algunas personas nacen con pérdida auditiva causada por factores hereditarios (genéticos), o durante el embarazo o el parto. En la actualidad, los niños son evaluados después del nacimiento por lo que cualquier pérdida auditiva se descubre en la mayoría de los casos. Sin embargo, puede ser difícil detectar una pérdida auditiva congénita si es leve, solo en un oído, o si se desarrolla más adelante en vida. Las personas mayores puede que no hayan sido evaluadas y haber estado viviendo con pérdida auditiva congénita toda su vida.

 

Pérdida auditiva congénita hereditaria

Muchas formas de pérdida auditiva congénita son genéticas. Las personas con este tipo de pérdida auditiva la heredan de sus padres. Esta transmisión de defectos genéticos provoca una pérdida de funcionalidad en los órganos auditivos. La pérdida auditiva por defectos genéticos puede estar presente al nacer o desarrollarse más tarde en la vida.


Las causas más comunes de la pérdida auditiva congénita:

  • Síndrome de Down 
  • Síndrome de Usher 
  • Síndrome de Treacher-Collins
  • Síndrome de Crouzon
  • Síndrome de Alport
  • Síndrome de Waardenburg

Pérdida auditiva congénita no hereditaria

Aproximadamente 1 de cada 4 casos de pérdida auditiva congénita se debe a factores no genéticos. Las causas más frecuentes son enfermedad o trauma antes del nacimiento o durante el parto. La exposición materna a diferentes tipos de fármacos y medicamentos también pueden causar pérdida auditiva congénita no hereditaria, especialmente en las primeras etapas del embarazo.

Las causas más comunes de la pérdida auditiva congénita no hereditaria: 

  • Infecciones maternas como el sarampión, rubéola, citomegalovirus o virus del herpes simple 
  • Nacimiento prematuro 
  • Bajo peso al nacer 
  • Lesiones durante el parto 
  • Toxinas consumidas por la madre durante el embarazo, incluyendo drogas y alcohol
  • Complicaciones asociadas con el factor Rhesus en la sangre, que causa la ictericia
  • Diabetes materna

La identificación temprana es importante

La pérdida auditiva puede ser difícil de detectar en lactantes y niños pequeños. Sin embargo, el tratamiento y la gestión temprana de la pérdida auditiva es esencial para el desarrollo del lenguaje, la educación y una vida social sana. Pero no se detiene cuando nos convertimos en adultos; el tratamiento de la pérdida auditiva es importante para asegurar la continuidad de la agudeza mental y la inclusión social.

Audífonos para muchas condiciones

La mayoría de los tipos de pérdida auditiva puede tratarse con cuidado profesional, y en Audika tenemos audífonos para cualquier tipo de pérdida auditiva de leve a severa. Nuestro objetivo es ayudar a la gente a oír mejor, para que se puedan comunicarse, aprender y disfrutar de la vida.

Cómo encontrar el audífono adecuado

 

Solicitar una consulta

*
*
*
map-spain

Encuentra tu centro
auditivo más cercano

Localizador del centro