¿Qué es la presbiacusia? Causas, tipos y síntomas

Tiempo de Lectura: 2
Autor
24/06/21

Con el paso del tiempo el cuerpo humano suele padecer un proceso natural de envejecimiento que, con la edad, puede afectar de forma común a la vista, las articulaciones, la memoria... y la audición.

La presbiacusia es la pérdida auditiva que detecta una persona en su audición normal y que tiene que ver con el proceso natural de envejecimiento del cuerpo. De hecho, todos estamos acostumbrados a hablarles un poquito más alto a las personas mayores porque sabemos que, en cierto modo, su audición ha ido perdiendo fuerza.

Qué es la presbiacusia

Como hemos mencionado anteriormente, la presbiacusia es una pérdida auditiva que puede ser leve, moderada o grave y que tiene que ver, fundamentalmente, con el proceso natural de envejecimiento aunque también pueden existir otros factores. Por norma general, la presbiacusia suele identificarse en torno a los 50 años de edad y a partir los 60 esta suele acentuarse hasta las edades más adultas.

La presbiacusia, como deterioro natural del cuerpo, puede afectar también a otros aspectos de la salud física o psíquica de aquellas personas que la padecen. En el caso del cerebro, los expertos relacionan directamente la pérdida de audición con la posible aparición de algunas enfermedades como, por ejemplo, la demencia ya que se produce un deterioro cognitivo del cerebro al dejar de percibir la información (los sonidos) a los que anteriormente estaba acostumbrado.

La presbiacusia también puede afectar psicológicamente a aquellas personas que la padecen haciendo que se vuelvan personas más aisladas, menos sociables y afectando también a su calidad de vida así como a la de sus seres queridos. Trastornos de ansiedad, depresión o insomnio están también relacionados con esta pérdida de audición.

Las causas de este deterioro auditivo, como decimos, suelen ser naturales pero también pueden existir otros factores que la desencadenen. Es por ello que los expertos en audición recomiendan la realización periódica de revisiones auditivas a partir de cierta edad “de riesgo”. La presbiacusia, detectada y tratada a tiempo, normalmente con la utilización de audífonos, permite a los pacientes recuperar su vida con normalidad y seguir realizando las mismas actividades de su día a día.

Tipos de presbiacusia

Cuando la estructura del oído y sus componentes está dañada y esta situación no se debe al proceso natural de envejecimiento, los tipos de presbiacusia existentes pueden ser los siguientes:

Presbiacusia sensorial: tiene que ver con la degeneración del órgano de Corti, una estructura que produce impulsos nerviosos a modo de respuesta a las vibraciones que recibe cuando llega el sonido.

Presbiacusia neural: en estos casos se produce una pérdida de células ganglionares espirales (encargadas de enviar el sonido de la cóclea al cerebro) y las fibras nerviosas de la lámina espiral ósea.

Presbiacusia estrial o metabólica: supone la atrofia de la estria vascular. Estos casos suelen tener un componente hereditario muy importante y se dan más frecuentemente en mujeres.

Presbiacusia conductiva coclear: cuando se engrosa o se vuelve rígida la membrana basilar.

Presbiacusia central: viene determinada por distintos cambios histopatológicos cuando el tejido del oído se ve alterado.

En el caso de que la pérdida auditiva venga dada por el proceso de envejecimiento del cuerpo, los tipos de presbiacusia pueden ser los siguientes:

Presbiacusia normal o natural: debida al envejecimiento y suele suceder en torno a los 50 y 60 años de edad.

Presbiacusia precoz: la pérdida auditiva antes de tiempo provocada, normalmente, por la larga exposición a sonidos muy elevados.

Síntomas de la presbiacusia

Entre los síntomas más comunes que suelen indicar una pérdida de audición, las enumeradas a continuación son las situaciones más frecuentes:

Dificultad para oír sonidos cotidianos y que antes sí percibíamos como la televisión, la radio, las conversaciones telefónicas...

Dificultad para mantener una conversación en un entorno social con determinada exposición de ruido como bares, restaurantes, centros comerciales...

Dificultad para escuchar lo que nos dicen otras personas.

Molestia leve o grave, que antes no sucedía, ante determinados ruidos elevados como motos, sirenas de policía, etc.

Si has detectado algunos de los síntomas anteriormente expuestos o tienes una edad cercana a los 50 años, te recomendamos que acudas a los profesionales de la salud auditiva para realizarte una revisión de audición. En Audika realizamos revisiones auditivas gratuitas sin compromiso, descubre cuál es tu centro auditivo más cercano y pide cita hoy mismo.

Comentarios