Pérdida auditiva frente a pérdida visual

17 noviembre 2016

Ambos son sentidos muy importantes, y ambos nos causan grandes dificultades si no funcionan eficazmente. Pero debido a la forma en que los usamos, su pérdida nos afecta de diferentes maneras.

En sus visitas al oftalmólogo, este le pedirá que mire una tabla con letras. Si sufre una pérdida de visión, puede que las líneas inferiores con las letras más pequeñas se vuelvan borrosas y no sea capaz de leerlas. Sus ojos no pueden enfocarse en ellas. Otra buena manera de entenderlo es pensar en el proceso del envejecimiento. Nuestros ojos pierden gradualmente su capacidad para enfocar objetos cercanos y hace que se vuelvan borrosos. Todas las actividades que conllevan enfocar en objetos cercanos, como por ejemplo la lectura, se hacen más difíciles. Esta pérdida de sensibilidad a los objetos cercanos no varía; es uniforme.

Nuestros oídos pierden gradualmente la capacidad de oír frecuencias altas, a causa de los daños sufridos y del envejecimiento. Sin embargo, a diferencia de la pérdida de visión, los efectos reales no son uniformes. El habla se compone de diferentes frecuencias y tonos. Si no podemos oír tonos altos, nos resulta difícil entender determinadas letras tales como f, s y t. Esto es debido a que contienen altas frecuencias. Estas letras pueden también verse ahogadas por vocales más fuertes de tono bajo, como a, o, u. A diferencia de la pérdida de visión, la pérdida de la sensibilidad auditiva afecta a muchas partes diferentes del habla que se encuentran dispersas por la conversación.

Para entender el habla necesitamos tener la imagen completa

Las personas con pérdida auditiva pueden a menudo oír que otras personas están hablando, pero no pueden entender lo que están diciendo. Pueden oír, pero su capacidad para escuchar y comunicarse con otras personas es restringida. Un tratamiento eficaz no consiste simplemente en amplificar todo el sonido. Se trata de impulsar las partes específicas que la persona no oye bien, tales como tonos o frecuencias concretas. Por esta razón es de vital importancia recibir una evaluación auditiva adecuada por parte de un audiólogo protésico profesional.

 

 

Cuando las personas tienen dificultad para ver, es normal llevar gafas. Estas ayudas para la visión pueden ser útiles en muchas cosas; pueden estar diseñadas específicamente para su uso frente a pantallas de ordenador o para la lectura. En la actualidad, es muy normal ver todo tipo de gente luciendo gafas, y las casas de moda más importantes diseñan también monturas ya que se consideran accesorios que complementan el estilo. Sin embargo, a pesar de que los actuales diseños de audífono son discretos y elegantes, y vienen en una gran gama de colores, muchas personas evitan ir a un audiólogo protésico y llevar un audífono. Por muchas razones tales como orgullo malentendido o vergüenza, lo normal es que una persona con pérdida auditiva tarde un promedio de ocho años en obtener tratamiento.

Similitudes entre la pérdida auditiva y pérdida de visión

Hay diferencias claras entre la pérdida auditiva y la pérdida de visión. Pero también hay muchas similitudes: 

  • Ambos pueden ser tratados por profesionales de la salud
  • Hay tratamientos elegantes y discretos
  • El tratamiento ayuda a la persona que lo sufre a seguir viviendo una vida plena en muchos aspectos
  • Si no se tratan, ambas afecciones pueden importantes consecuencias como cansancio, deterioro mental y aislamiento social
 

 

 

Solicitar una prueba auditiva gratuita